viernes, 28 de diciembre de 2012

GR-260: San Martín-Lituénigo





No logramos explicarnos como un sendero tan bello no es más transitado. En un espectacular día de invierno nos dirigimos a un portal donde dicen ha nacido un niño...

La ruta de tan sólo 4 km. comienza junto al cartel informativo de la Calcenada que se encuentra al lado del puente que cruza la Huecha de San Martín, ya dentro del pueblo. Está perfectamente señalizado por las marcas de este sendero de gran recorrido que da la vuelta al Moncayo. Siguiendo las señales nos dirigimos a el Alto de la Cruz o Puntal de Chambolín donde se pueden contemplar unas estupendas vistas del pueblo y de la Sierra del Moncayo. San Martín de la Virgen del Moncayo es uno de los pueblos mejor preparados para recibir al turista que quiera conocer el Moncayo, con alojamientos de calidad, restaurantes y comercios. Quizás le falte un poquito más de sabor rural pero desde este punto se ve precioso. No puedo olvidar mencionar la gran labor de su Centro Micológico del que te hablaré más detalladamente muy pronto.



Una vez que conseguimos despegarnos de estas vistas, continuamos por la pista de la Calcenada. Podemos atajar una primera gran curva por el  camino viejo a Lituénigo pero... parece ser que al propietario de este terreno no le gustan las visitas y ha entorpecido este sendero señalizado con las marcas amarillas y blancas del PR-Z 2. Nosotros lo hemos utilizado en el regreso.




Nuestra montaña mágica se resiste a mantener la nieve pero luce esplendida con las pocas canas que le quedan de la última gran nevada. Encontramos grandes campos de cereal y horizontes lejanos aunque también nos cruzamos con pequeños seres vivos que se esconden en las sombras de las encinas, como musgos y pequeñas setas fáciles de encontrar por estas tierras. Los esqueletos de jaras y rosales silvestres nos indican que lucirán esplendidos en la primavera, ahora los brezos en flor y los frutos del enebro se encargan de alegrarnos el camino en diciembre. En uno de los cruces nos unimos con la variante GR 90.1 que desde el santuario de la Virgen del Moncayo se dirige a Lituénigo donde se unirá al GR-90 que recorre esta cordillera. Hay muchas posibilidades para planear circulares mucho mas completas que este pequeño paseo.




El castillo de Trasmoz nos saluda entre brumas pero ya intuimos la cercanía de una gran anciana de 300 años, la carrasca de Lituénigo. Muy cerca yacen las enorme raíces de su antigua compañera que no consiguió sobrevivir. El mirador de la carrasca es uno de los puntos por el que discurre el Sendero de los Oficios del que ya te contamos hace un par de años y que tenemos ganas de volver a recorrer, aunque esta vez seguimos las marcas blancas y roja hasta llegar a Lituénigo. Allí paramos a saludar a María Ángeles, propietaria de la casa rural "La Carrasca", donde hemos estado en alguna ocasión magníficamente hospedados y que por supuesto recomendamos. Ella nos dice que el niño que buscamos ya ha nacido, así que nos dirigimos al portal del castillo donde lo encontramos un año más, arropado por los vecinos de Lituénigo que montan este original belén de troncos año tras año por las calles principales del pueblo. ¿A qué esperas para ir a adorar al niño?





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario