miércoles, 24 de julio de 2013

El Pozo de los Aines

Vista aérea extraída de vídeo de YouTube.

¡Buenas! Ya perdonarás que asome poco por aquí pero es que las gentes del Moncayo me tienen muy entretenida de un lado para otro. Tú no te preocupes que yo sigo mejorando la poción mágica con nuevos ingredientes, algún día va a estar lista y va a ser lo más de lo más, de momento escucho ofertas...

Te traigo una sorpresa, te he hablado en más de una ocasión del legendario Pozo de los Aines, en Grisel, pues tienes  que saber que, tras comprarlo el ayuntamiento, ya se puede visitar sin peligro gracias a que ha sido acondicionado por el Plan de Dinamización Turística de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, cuyo gerente, Javier Bona, es un moncainómano como nosotros que conoce bien  lugares como este, rebosantes de encanto.

Menudo agujero nos hizo el morisco Hamet Ben Larbi, allá por 1535, cuando desafiando a Dios osó trabajar en un día de los más santos, se barajan varios, pudo ser el día del Corpus, de Santiago o el de la Virgen de Agosto. Ya fuera el golpeteo del trillo sobre una cavidad kárstica o un castigo divino, el caso es que el suelo se hundió bajo sus pies y nació esta conocida leyenda del Moncayo, que para los incrédulos pudiera ser realidad ya que lógica explicación tiene.

Aunque dicen que su nombre proviene de la palabra "Ayn", que significa fuente o manantial de agua en árabe, otros aseguran que era "el pozo de la Inés", muchacha que perdió la vida al caer en su interior, cuyo nombre derivó en Aines. No sé, no sé....

Ahora, ya no nos caeremos porque está bien protegido aunque algún vándalo ya ha hecho de las suyas, alguno con complejo de  borrico debe ser, como los que cayeron al pozo con el morisco.

Pero bajemos...




 La plataforma que asoma al pozo unicamente soporta 600 kilos de peso, así que cuidado. El suelo es de rejilla e impresiona un poco, ¡qué miedorrr!


¿Ya estás bien agarrado? ¿Sí? Pues, ¿a qué esperas para asomarte?


Allí abajo hay una pequeña laguna y un microclima que hace que su interior esté recubierto de enredaderas, musgos, plantas trepadoras, nenúfares y un raro ejemplar de helecho llamado lengua de ciervo (Asplenium scolopendrium).

Lengua de Ciervo (Asplenium scolopendrium)

Sus dimensiones varían según la fuente, así que como no es cuestión de que te lo mida nos vamos a quedar con las del siguiente croquis que nos marca una profundidad máxima de 37 metros:


Y de momento eso es todo, recuerda que para llegar a esta sima tienes que salir de Grisel por la calle de San Antón y, ahora sí, seguir las indicaciones. Los olivos que rodean el pozo siguen allí, bien podados y dando algo de sombra a los merenderos que se han colocado. Si prefieres llegar en coche, han preparado una gran zona de aparcamiento pero... hay que mover un poco más el turismo hacia los pueblos, que dan para mucho, y preparar alguna pequeña guía para que los próximos pobres incautos que encantemos no se pierdan las maravillas de la comarca y de sus pueblos.

Seguimos caminando, cada vez más deprisa, aunque no lo parezca. ¡Nos vemos!



10 comentarios:

  1. Hola Rocío, menudo sitio más chulo, habrá que visitarlo, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vayas, no dejes de subir desde Grisel al mirador de La Diezma, es uno de los mejores miradores del Moncayo y del Valle del Queiles.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Precioso, da gusto conocer lugares como este, que estaba totalmente desconocido para mí y comprobar como se ha arreglado para ser contemplado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El castillo del pueblo también ha sido rehabilitado por un particular. Grisel tiene mucho que enseñar.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Estuve el otro día y me gusto mucho. También la visita al mirador de la Diezma merece la pena.

    ResponderEliminar
  4. Estuve ayer, ya que hice la ruta en BTT desde Tudela.
    Hay que felicitar al pueblo de GRISEL por todas las obras que hizo para potenciar este verdadero lugar.
    Hace 9 años había visitado el Pozo cuando estaba en manos de un particular y nada que ver como esta ahora.
    Pienso repetir este fin de semana llevando a toda la Familia y unos amigos para que vean el POZO, el Mirador de la Diezma y el Castillo.
    Nuevamente Felicitaciones.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón en que hay que felicitar al pueblo de Grisel y a las personas que lo han hecho posible, entre ellas a un soñador al que sé que le encantará tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Este pozo es uno de los escenarios de la novela de Miguel Mena "Bendita calamidad".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María, estos días se está rodando allí la película.
      Saludos!

      Eliminar